La BVS, como mecanismo para el desarrollo de la salud mediante el acceso equitativo a la información y el conocimiento científico y técnico, asume un compromiso absoluto con la búsqueda de la calidad y confiabilidad de las fuentes de información que integran su red.

Este compromiso está presente en todas sus dimensiones – en la constitución de redes sociales representativas de las instituciones productoras e intermediarias de referencia en sus instancias geográficas y temáticas, así como en la adopción de criterios para el control de calidad de la gestión y producción de la red de contenidos.

El alcance y manutención de este patrón de calidad es garantizado por la adopción de políticas, criterios y procedimientos para la producción de las fuentes de información, que variará de acuerdo con cada tipo de fuente. A partir de la adopción del modelo BVS para la gestión de la información y conocimiento científico, técnico y factual en salud, el universo de fuentes de información aumenta en gran medida. Esta ampliación provoca directamente el aumento de volumen y tipología de la información científica y técnica indexada por las diferentes fuentes de información de la BVS.

Muchas publicaciones contenidas en las fuentes de información de la BVS no son sometidas a la revisión por pares. Esto no significa que poseen calidad inferior. Muchas veces, estas publicaciones dispensan este proceso de evaluación por tratarse de documentos institucionales como informes, entre otros. Otras variables deben ser consideradas en esta evaluación, como la vinculación institucional del documento, la indexación en bases de datos nacionales e internacionales, confiabilidad y significancia de los datos publicados etc.

Como producto característico de la ciencia, las publicaciones científicas poseen criterios consolidados internacionalmente para garantizar y controlar la calidad. Entre esos criterios se destacan la revisión por pares, el comité editorial, regularidad de publicación, periodicidad, entre otros. En la BVS, los periódicos indexados en las fuentes de información LILACS y SciELO, obedecen a criterios para la selección y permanencia en las colecciones (ver Indicadores de evaluación de las instancias BVS).

Con vistas a contribuir para la mejoría de la calidad de las publicaciones y de los periódicos científicos de la región Iberoamericana, una de las líneas de acción de la cooperación técnica es la formación de los actores involucrados en el flujo de la comunicación científica. La capacitación direccionada para los editores e involucrados en el flujo editorial contempla la información sobre todas las etapas de gestión, desde la maquetación hasta la publicación final de la revista. Las sociedades científicas o instituciones que deseen crear un nuevo periódico científico también son orientadas sobre las mejores prácticas de cómo hacerlo.

Teniendo en cuenta la importancia del lenguaje y formato adecuados en la redacción de artículos científicos, la comunidad académica recibe entrenamiento visando la mejoría de la calidad de los manuscritos que serán sometidos para publicación. Esta acción contribuye para que buenos resultados de búsqueda no sean invalidados por una redacción inadecuada.

Las métricas utilizadas para evaluación de las publicaciones científicas (índices de impacto, citas, datos de acceso y download, indexación en bases de datos, etc.), sus usos y limitaciones hacen parte del conocimiento relacionado con la comunicación científica que es compartida con la red BVS.

La evaluación bibliométrica y cienciométrica comprende el análisis cuantitativo de la producción, diseminación y el uso de la información. Basados en índices y parámetros, como citas, y otros, tales estudios fornecen datos y rankings que permiten atribuir criterios de calidad a los periódicos, artículos, libros y otros.

Dada la complejidad de estas metodologías, estos estudios no son aplicados de forma sistemática en las fuentes de información de la BVS. Algunas bases de datos asociadas, como la red SciELO, dispone de una gran variedad de datos bibliométricos. Estos dados pueden ser utilizados como subsidio para apoyo a la toma de decisión, formulación de políticas públicas, así como fornecer a los usuarios herramientas para evaluar una determinada fuente de información.