En el modelo de la BVS, la metodología de ambientes aprendices e informados tiene como base un conjunto de seis líneas de acción que son adaptadas y enriquecidas de acuerdo con las capacidades locales:

• Ambiente humanizado, que estimule el aprendizaje continuo, la confianza mutua y la apropiación de la historia, cultura y misión de la organización;

• Operación en línea de las fuentes de información de naturaleza científica, técnica y factual;

• Espacios Colaborativos (ECOs) y Comunidades de Prácticas (CoPs);

• Comunicación interna y externa;

• Operación en red de los proyectos y de los procesos identificados, formalizados con autonomía tecnológica en red;

• Programas de desarrollo de recursos humanos, como prioridad en los procesos de aprendizaje en red, y orientado a aumentar la capacidad de acción de los colaboradores.

Funcionalidades, eventos de información y actividades integrantes en línea o presencial viabilizan tales línea de acción, conforme se presenta detalladamente en el documento “Funcionalidades y elementos de comunicación e interacción social en el contexto de los Ambientes Aprendices e Informados (AAI) en la BVS”.

La BVS, como espacio de información y conocimiento, actúa como extensión de la memoria individual y colectiva, apoyando los individuos e instituciones en su función de productores, intermediarios y usuarios de información. Con la adopción de los AAI, la BVS, como biblioteca, organiza y proporciona sentido, para la creación e innovación.