Los ambientes aprendices e informados (AAI) son definidos como un conjunto de elementos virtuales o físicos – espacios, reuniones, eventos, comunidades virtuales, entre otros – que agregan personas e instituciones en contextos que estimulan el compartimiento, la socialización y el intercambio de conocimiento. Las relaciones establecidas en los ambientes aprendices e informados expresan el capital intelectual de las redes sociales de la BVS, es decir, los saberes acumulados por las instituciones e individuos que participan en la construcción colectiva de la red, y en sus trayectorias institucionales y profesionales.

El objetivo principal de los ambientes aprendices e informados es agregar esta dimensión de construcción colectiva del conocimiento en la BVS. En consonancia con el marco operacional de la BVS, los AAI están integrados con las redes sociales y de contenidos al mismo tiempo que promueven la articulación entre ellos, haciendo con que estas tres dimensiones converjan en una única red (ver La BVS como marco operacional de trabajo en red).

En la BVS, la sostenibilidad de las redes de contenidos está directamente relacionada con la intensidad de la dinámica de interacciones establecidas entre las redes sociales en el proceso de gestión y operación de las fuentes de información. A partir de la premisa de que el conocimiento es construido socialmente, las relaciones sociales asumen papel fundamental en su generación. Por lo tanto, el abordaje e implementación de los AAI amplían la capacidad de superación del llamado “know-do gap”, o sea, de sobrepasar o disminuir el espacio entre lo que se conoce y lo que se practica, o entre el conocimiento y la acción. En esta perspectiva, AAI son estratégicos para o desarrollo de la BVS promoviendo la capilaridad y retroalimentación entre las redes sociales y de contenidos.

En esta perspectiva, AAI son estratégicos para el desarrollo de la BVS promoviendo la participación de las más diversas comunidades y localidades en la retroalimentación de los contenidos de la red.

Los ambientes aprendices e informados son desarrollados en los contextos de las instancias geográficas y temáticas de la BVS, a partir del momento en que es apropiada como medio y espacio de intercambio de información y conocimiento. Inicialmente, la adopción de los AAI ocurre a través de las redes sociales que participan de la construcción de la BVS, por ejemplo, el intercambio de ideas de forma a integrar y buscar apoyo de los participantes realineando eventos de información o cualquier otra fuente de información en este espacio.

Este entendimiento más general sobre los AAI revela la importancia de fomentar y potenciar los cambios e interacciones entre las redes sociales, fortaleciendo de forma continua su capacidad de producción y gestión de las fuentes de información en la BVS.

Progresivamente, la BVS es incorporada como recurso de información y conocimiento por las instituciones representadas en las redes sociales, promoviendo la evolución y transformación de esos espacios institucionales en ambientes aprendices e informados. Las instituciones son estimuladas a incorporar y promover continuamente mecanismos que visan el intercambio y la transferencia de conocimiento.

La dimensión de AAI subvenciona la creación formal de condiciones e infraestructuras para que las instituciones operen sus flujos locales de información de forma integrada con las fuentes y flujos de información de la BVS. Así los AAI tienden a expandirse y ganar formas cada vez más interrelacionadas.

En ambiente de las organizaciones, prácticas de interacción entre los individuos y los mecanismos de transferencia de conocimiento, como la transparencia de los procesos y flujos de trabajo, gestión de proyectos en red, adopción de normas y políticas de gestión de la información, entre otros, amplían la capacidad individual y colectiva de aprendizaje y adquisición de nuevos conocimientos.

La solución de problemas que demandan innovación de procesos, prácticas, metodologías o tecnologías, en su gran mayoría, son desarrolladas en soluciones cerradas, sin mecanismos que promuevan el intercambio de información y conocimiento. Los AAI dotan las organizaciones, ambientes y redes, con mayor capacidad de registrar y sistematizar la información, así como, con los mecanismos para la creación de nuevos conocimientos, ampliando los procesos de innovación en salud.

En este sentido, promover el acceso y el uso de la información y conocimiento científico con la participación efectiva de personas e instituciones, así como el desarrollo de sus capacidades e infraestructuras a través de la BVS, contribuye para la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducción y superación de la brecha entre lo que se conoce y lo que se practica para avanzar hacia la equidad en salud.

La gestión y operación de ambientes aprendices e informados es basada en un conjunto de líneas de acción, orientadas al desarrollo de las competencias individuales y fortalecimiento colectivo, descritas a continuación.